lunes, 16 de abril de 2012

En una desierta orilla de Kathleen Raine

Foto de Elina Broterus

27

Cuando vacíos mares y vientos y distancias
Nos dividían
Aún por volver el rostro
Y decir, por allí yace él.
Sin brújula ahora
Que me diga dónde tras la multitud de estrellas
El paraíso perdido.

57

Silencio de los muertos;
Lo no hablado:
¿Qué quisieras que dijera?
Cuando en la tierra, amor mío, casa compartíamos
¿Eras tú ya este misterio?


69

Ya todo ha cambiado-
El lugar, amor mío, no reconocerías.
Te busco por la casa de las memoria
Pero también allí las habitaciones se desvanecen.

89

 "Hasta que la muerte nos separe", el joven promete:
Día de boda demasiado breve.
La vida nos separó: demasiado larga soledad,
Para los que esperan
Fuera del santuario del amor.


Foto de Toni Frissell

91

¿Parace menos temeroso aquel juicio,
Más miserecordioso el juez,
Si cada uno es de sí mismo
Acusador y acusado,
Y cielo e infierno?

92

Todo parece igual;
Pero la sala familiar
Está en los días que compartimos,
Donde yo, fantasma
Salido de este irreal futuro, merodeo
El presente hace mucho tiempo pasado que fue hogar.


Kathleen Raine
en En una desierta orilla.
Hiperión.

Traducción de Rafael Martínez Nadal.